Rosas para nuestra Madre

Salve, Reina de los cielos, y Señora de los ángeles;

salve, raíz; salve, puerta que dio paso a nuestra luz.

Alégrate, Virgen gloriosa, entre todas la más bella;

salve, oh hermosa doncella, ruega a Cristo por nosotros.

(Antífona mariana))

Reflexiones

Lecturas

Una rosa para María

María y evangelio

En la escuela de María

El Espíritu guía

No somos huérfanos

La profecía

Un devoto fiel

Historia del Santo Rosario.

La meditación del Rosario de la forma en que lo hacemos hoy ha ido conformándose a través de los siglos, para seguir este desarrollo Fr. Juián de Cos, O.P. nos presenta su desarrollo a partir del siglo X.

Contemplar para predicar.

María nos enseña que el estar expuestos a la mirada de Dios en la contemplación del Rosario, necesariamente nos compromete en el anuncio de la Palabra. Reflexión de Fr. Bruno Cadoré, O.P. siendo aún Maestro de la Orden de Predicadores.

María en la Iglesia

Son muchos los títulos y atributos los que la Iglesia reconoce en la Bienaventurada Virgen María, en todos ellos encontramos una inmensa riqueza espiritual para comprender la voluntad del Padre e imitar a Cristo. Reflexión de Benedicto XVI durante su pontificado.

El ofrecimiento de María.

Tomar en las manos el Rosario, nos permite poner en sintonía nuestro corazón con los misterios de Cristo y su Santa Madre, por ello San Juan Pablo II, lo recomienda para vivir el ritmo cotidano de la vida sostenidos en la fe.

Contemplación

Esta palabra tan frecuente en la practica de la devoción del Santo Rosario, es tratada en este texto por diferentes autores dominicos, a la vez que nos proponen unas reflexiones para acompañar cada misterio.

Catequesis sobre María

El catecismo de la Iglesia Católica nos presenta una rica reflexión sobre el papel de María en la historia de Salvación, leerlos en meditación puede ayudarnos a brindarle un culto correspondiente a la fe que profesamos.

Una obra memorable

  • Google Clean
  • Twitter Clean
  • Facebook Clean