En este espacio encontrará algunas de mis reflexiones en torno a la Bioética. Espero sirvan para fortalecer nuestra tarea en torno a la promoción de la Vida.

Dignidad de la persona y calidad de Vida: lectura bioético-teológica desde Niceto Blazquez

“Al participar de una misma naturaleza es inadmisible pensar que una persona tiene más dignidad que otra, ya que la condición humana otorgada por Dios en todo momento de la existencia es la misma” 

Se nos ha enseñado que "la vida es sagrada", para acercarnos a esta comprensión es importante la argumentación utilizada en Catecismo para Adultos de la Iglesia Católica, en donde se aborda la Dignidad y se muestra su correspondencia "el hombre, imagen de Dios" allí entendemos que la sacralidad de la vida humana, nos convoca al reconocimiento de la generosidad de la naturaleza humana que de alguna forma llega hasta nosotos, descubriéndose como un misterio.

Enseñanza de la Bioética:
Para una actitud responsable ante la vida

 

“La Bioética es una disciplina

que a través de una interacción comunicativa

proyecta la responsabilidad del ser humano ante la vida”

Nahyr Remolina de Cleves

 

En el contexto actual de la educación, sobre todo en el de las propuestas impregnadas de humanismo, se  cuida en formar no sólo excelentes profesionales, sino también en que estos tengan la oportunidad de acceder a una formación integral que responda a su ser persona, lo cual involucra una opción clara en favor de la dignidad humana y su promoción.

Dignidad humana, una experiencia mística

“La dignidad humana es la excelencia de todo ser humano

más allá de toda medida y de todo precio

por razón de su condición como criatura de Dios” 

 

Desde la perspectiva teológica, la persona, en su propio ser y en su propia dignidad, reclama un respeto incondicional, independiente de toda libre valoración y finalidad. Esta dignidad personal recibe respecto a su carácter absoluto una cualidad todavía más elevada por el hecho de que el hombre está llamado a asociarse de inmediato con  Dios, que es, sencillamente, el Absoluto y el Infinito, el ser humano tiene una dignidad que le viene dada por el hecho de ser creado a imagen y semejanza de Dios, por el hecho de establecer con Él una alianza de amor y de amistad y de orientarse existencialmente hacia Dios.

Mística y Bioética:

Un encuentro necesario para el respeto y promoción de la vida Humana



“El don de la vida,

que Dios Creador y Padre ha confiado al hombre,

exige que éste tome conciencia de su inestimable valor

y lo acoja responsablemente” 

 

En algún momento de nuestra vida todos habremos tenido la oportunidad de hacernos preguntas fundamentales por la calidad de vida, la responsabilidad social, lo in-humano del actuar del hombre, la forma de alcanzar mejores posibilidades de vida y el futuro de la misma, entre muchas otras preguntas que surgen en el diario vivir, cuando nos detenemos a observar qué pasa a nuestro alrededor y en nuestro interior. Sin embargo, no siempre actuamos en correspondencia a los sentimientos que suscita en nosotros la realidad circundante.

La Bioética, una oportunidad para el Ecumenismo

"Que todos sean uno

para que el mundo crea"

(Jn 17,21)

 

 

¿Existirá en el mundo una experiencia que produzca en sí misma tantas expectativas como ocurre con la vida humana? En torno a ella surgen las preguntas fundamentales de la estructuración del pensamiento, ha inspirado incontables canciones y poemas, ha impulsado el desarrollo de múltiples ciencias y al final siempre se revela como misterio, y por lo tanto quedan la razón y la fe enmudecidas ante los horizontes cada vez más amplios de la complejidad humana.

Bioética y La Lumen Fidei

 

“La fe cristiana, no sustituye a la razón

sino que la asume como método 

de aproximación a los temas morales”

(Juan María Velasco)

 

“Disfrutar de la ciencia y sus beneficios”[1], “La atención médica se volvió un acto de consumo”[2], “El miedo a que nos copien”[3], “Ahora quiero una niña”[4], “Curar células no es diseñar bebes”[5], “El Gobierno británico da luz verde a la creación de hijos de tres ‘padres’ genéticos”[6]. Estos son sólo algunos ejemplos de los titulares que nos podemos encontrar en los diarios de noticias y sobre los cuales muchas veces sólo pasamos la mirada. Sabiendo que en ellos se tratan temas fundamentales para el desarrollo de la vida, ¿no deberían llamar un poco más nuestra atención? Ya nos advierte Niceto Blázquez, al hablar de la Biotanasia[7], que en muchas ocasiones llega a nuestros contextos situaciones que destruyen la vida a pesar de que al mundo se ofrece como sus promotoras.

 

 

Bioética y Magisterio

 

La Bioética como ética de la vida indica que en esta ciencia se abordan todos los asuntos que directa o indirectamente afectan el desarrollo de la vida. Blázquez (2000) dirá que “los problemas que se plantean en la bioética son esencialmente humanos, y, por lo mismo, caen por su propio peso en el ámbito del Magisterio eclesial” (p.37). Sabemos que la Bioética lleva unas décadas de hacer presencia en el discurso sobre el trato debido a la vida; en cambio siempre ha estado presente en las fuentes de la Revelación y en el discurso teológico moral, así la Palabra ha tomado carne en Jesucristo quien ha mostrado como camino de salvación la opción preferencial por el desvalido, por el vulnerable, por la vida, lo cual nos lleva a entender que esta es una misión de la que no puede desentenderse el Magisterio Católico, pues orientar a los miembros de la Iglesia, en cuestiones tan delicadas como las que afectan a la Bioética, constituye uno de sus deberes propios e ineludibles.

 


 

 

 

  • Google Clean
  • Twitter Clean
  • Facebook Clean